Fútbol formativo femenino: a las niñas no hay que enseñarles, a los niños, progenitores y familias sí 1

Este domingo nos tocó viajar hasta Vic para que nuestra peque jugase un partido de fútbol femenino y debo confesar que esto de hacer 50 minutos de coche un domingo por la mañana no es muy motivador (aunque peor lo pasaron los padres de las otras jugadoras que viajaron a nuestra casa en la primera rueda y se acabó suspendiendo el partido).

No sé si debo considerarme afortunado porque pese a que leo un montón de barbaridades que suceden en el fútbol formativo siempre hemos tenido buenísimas experiencias, habitualmente charlamos con los padres y madres del equipo rival sobre el tiempo que llevan jugando las niñas o si ya han jugado contra tal o cual equipo, aplaudimos los goles rivales, nos picamos alentando (nosotros somos los que más y mejor cantamos, claro) o nos dejamos motivar, de broma, para ganarle al equipo del pueblo de al lado de nuestros rivales a cambio de unos fuets.

Sin embargo al llegar a casa es coger la prensa o las redes sociales y encontrarme con comportamientos horrendos de padres, madres y niños.

Fútbol formativo femenino: a las niñas no hay que enseñarles, a los niños, progenitores y familias sí 2

Mi hija juega en un equipo femenino en una liga femenina, no sé si en los equipos mixtos la situación es igual, pero yo estoy muy contento con el grupo de madres y padres que hemos formado que cuida a sus niñas sin meterles presión, con nuestras entrenadoras que son dos cracks en el fútbol y con las peques y también con los padres y madres de equipos rivales que siempre han sido muy respetuosos con nosotros y nuestras niñas.

¿Cual es vuestra experiencia en fútbol formativa? ¿Buena como la mía o mala como la que leemos en las noticias?