Jugar como niños, qué difícil 1

Nuestras hijas mayores eran muy independientes, podían pasaese horas montando puzzles, pintando o jugando con animalitos o Barbies, sin embargo este chiquitín es mucho menos autónomo y le cuesta mucho entretenerse solo.

Cuando me siento un rato con él a jugar y me distraigo un segundo ya sale con el “Papi juga” (“Papi, juega” en catalán), o se enfada si hablo con Gi o con las nenas mientras estoy jugando con él. Quiere tiempo de calidad, pero yo me aburro, supongo que me cuesta parar el ritmo de mi cabeza y dejar de pensar en alquileres, clientes, facturas y proyectos.

Jugar como niños, qué difícil 2

A raíz de esto he descubierto (o recordado) lo difícil que es ponerse en la cabeza de un niño de 3 años y mantenerse entretenido.