Woman In Protective Mask Looking Out Of Window At Home

Debido a la crisis del Coronavirus nos hemos visto obligados a encerrarnos durante casi 3 meses (del 13 de marzo hasta hoy, 7 de junio, seguimos en confinamiento).

Entre el 13 y el 20 de marzo todos nos pusimos planes que acabaron resultando imposibles de cumplir: aprender un idioma, cocinar pan todas las semanas, hacer muchos cursos online, hablar con los amigos cada día, trabajar mucho en nuestros propios proyectos.

man with grippe looking through window and wearing mask protection
Viendo tus proyectos pasar por la ventana

Sin embargo a día de hoy (7 de junio) no hemos aprendido idiomas ni hemos hecho cursos online más allá de la primera semana, tampoco hemos cocinado demasiado pan ni hemos hecho malabares con el papel higiénico.

People are stocking up toilet paper for home quarantine from coronavirus
Ya te has pulido el papel comprado en marzo?

De hecho estoy convencido que la mayoría de nosotros pesa más que hace 3 meses, que hemos comido más guarro y que somos incluso menos inteligentes de lo que creíamos que seríamos.

¿Qué nos deja entonces esta pandemia además de los miles y miles de muertos?

Una nueva normalidad con mayor distancia social (algunos nos alegramos), la normalización del uso de las mascarillas (antes mirábamos raro a los turistas asiáticos), una crisis económica brutal y un incremento de las opciones para el trabajo a distancia.

¿Será mejor el mundo después del coronavirus?

No, nunca puede serlo después de tanta muerte. Pero algunas cosas han cambiado y esperamos que nos sirvan en el futuro!

Stay safe!